Variedad en nuestro entrenamiento

Muchas veces nos pasa que nos estancamos en nuestro entrenamiento.

Con el tiempo, nos acostumbramos o elegimos ciertos ejercicios que nos gustan más a la hora de realizar o que los ejecutamos bien y nos acomodamos a trabajar siempre con los mismos. También, nos pasa con las clases colectivas, siempre hacemos las mismas.

Y un día te preguntas… ¿por qué no bajo de peso? ¿Por qué no aumento masa muscular? ¿Por qué no defino?

¿Por qué no tengo más flexibilidad, fuerza, resistencia, …?

Todo esto se debe a realizar siempre el mismo entrenamiento y a llevar siempre el mismo hábito de alimentación.

En lo referido a la alimentación es importante saber cuál es el objetivo a buscar, para poder hacer una dieta o un hábito diferente en tu alimentación, y así conseguir esos objetivos. Recuerda que no vale cualquier dieta.

En mi opinión las dietas tienen que ser personalizadas, y lo que es bueno para unos puede ser malo para otros. Lo correcto es hacerse un estudio calórico de las calorías que se ingieren al día, las que gastas en reposo y las que consumes en tu actividad diaria. Y con todo esto hacer una dieta para conseguir lo que buscas, así si.

Y algo importantísimo, que ya os contaré en otro post, sería tener mucho cuidado con eliminar ciertos alimentos en tu dieta. Todos los nutrientes son necesarios para tu día a día, y todos tienen funciones vitales en tu organismo, las proteínas, los hidratos de carbono, las grasas, las vitaminas y los minerales, ¡NO LO OLVIDES!

Después de este pequeño paréntesis, sigamos con la variedad del entrenamiento.

El motivo de no avanzar en el entrenamiento es realizar siempre los mismos ejercicios de la misma manera o hacer siempre las mismas clases colectivas.

Prueba diferentes entrenamientos, diferentes ejercicios o diferentes ejecuciones. Realiza clases diferentes y prueba, hay que arriesgar y si no te gusta, no vuelvas, o date tu tiempo de adaptarte a esas clases nuevas, a esos diferentes ejercicios o entrenamientos.

Habla con un profesional en tu gimnasio, un instructor de clases colectivas, un instructor de sala, etc.

Proponle tu objetivo para que te ayude a conseguir tus metas.

Es bueno trabajar varias cosas en nuestro entrenamiento como, la fuerza, la flexibilidad, la velocidad y resistencia. Cuanto más varíes tu entrenamiento más aumentaran tus capacidades.

La capacidad y la potencia aeróbica y anaeróbica (objetivos de cualquier entrenamiento programado) se adquieren en el momento en el que aparece la variedad.

Reflexión

“Recuerda, pequeños cambios, pueden marcar una gran diferencia para lograr tus objetivos. Lo único imposible es aquello que no intentas”

-Patricia La Roda-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *