Un día fuera de casa

 

Hola a todos!!

Hoy me gustaría compartir con vosotros algunas experiencias y sensaciones cuando das clases colectivas fuera de tu centro o, en centros donde no das clases habitualmente.

Llega un momento en tu día a día que te acomodas, “sin darte cuenta”,a dar clases en tu centro donde impartes habitualmente. Te sientes seguro o segura, cómodo, vamos como en casa.

Y eso esta genial, la gente,los socios o usuarios del centro ya te conocen, saben las clases que das, tu horario, etc, y todo marcha perfecto. Sigues innovando en hacer diferentes entrenamientos, preparando tus clases al cien por cien, y si un día te equivocas en alguna repetición, un track, o en un tiempo en el entrenamiento, no pasa nada, la gente ya te conoce.

Es ahí donde comienza el error, estamos dentro de una zona de confort. Todos podemos equivocarnos algún día, somos humanos, pero si sucede habitualmente, algo esta pasando señores.

Esta muy bien dar clases en un centro donde ya llevas muchos años y la gente te conoce, pero…

¿Qué pasa cuando comienzas a dar clases en otro centro a parte del tuyo, o cambias de centro?

¿Qué ocurre cuando das una master class o una clase colectiva en un evento o en otro centro deportivo?

Bien, analicemos estas preguntas, desde mi punto de vista, mi experiencia y sensaciones.

Todo cambia al empezar en otro centro, al dar una clase en un evento o empezar a impartir clases colectivas en varios centros.

Otras personas, otra instalación, vuelta a empezar ¿verdad? ¿Lo veis como algo negativo o positivo?

Yo lo veo como algo súper positivo, como un reto, un objetivo, porque tienes que volver a demostrar lo que vales, tu profesionalidad. Esto hace que siempre estés en alerta, que no bajes la guardia y donde te das cuenta si la gente te valora por lo que vales y no por quien eres.

Hay algo que nunca dejo de sentir al impartir clases en mi día a día, ya sea cuando presentamos nuevas coreos, cuando muestro una clase nueva de ciclo, cuando salgo a un centro nuevo a dar alguna clase, cuando tu centro prepara un evento, etc y es esa sensación de un nudo en el estomago, esos pequeños nervios del principio, esas ganas de querer demostrar lo que vales y tu trabajo, esa pequeña incertidumbre de cómo saldrán las cosas….

Para mí es esencial sentir día tras día esas sensaciones, ya que me hacen estar despierta, me hacen sentirme incómoda dentro de mi comodidad Y ESO ME ENCANTA, porque esas sensaciones hacen que no me acomode, y busque dar lo mejor de mí todos los días.

Me encanta esta frase…. “el camino más largo es quedarse parado”.

Y tu, ¿qué opinas?

4 pensamiento en “Un día fuera de casa

  1. Yo tengo la gran fortuna de vivir experiencias fuera de mi entorno habitual, y creo que parte de esas experiencias me han hecho estar siempre alerta de una manera natural sin caer en el amiguismo sin ser malo pero CUIDADO, si te hace ser vulnerable puesto que muchas veces esa relacion interfiere en lo estrictamente profesional sin llegar a valorar friamente si algo debemos mejorar o no.
    Un saludo

    Javi Gracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *