Cómo afrontas las lesiones?

Lo primero, hola a todos y feliz año!

Comenzamos un nuevo año lleno de retos, nuevos objetivos, metas, aprendizajes, errores de los que aprender y que suman en positivo a ser mejores.  Nuevos días de aprendizajes compartidos, nuevos cursos, reciclajes, etc., en fin, días para aprovechar y vivir al máximo tanto profesionalmente como personalmente.

Pues bien, dicho esto, hoy me gustaría hablar de las lesiones, ese factor que a veces hace que nos frenemos en nuestro día a día en nuestras clases como instructores de fitness.

Desde mi experiencia y mi opinión, quiero contaros cómo he ido afrontando y superando las lesiones que en determinadas ocasiones me han frenado un poquito en este mundo del fitness.

Llevo siete años impartiendo clases colectivas y he tenido muchas lesiones, por varios factores, sobretodo el mayor factor ha sido la fatiga muscular o sobreentrenamiento, y el último muy curioso ha sido el no saber escuchar o entender las señales de mi cuerpo.

Fatiga muscular, o sobreentrenamiento crea un estrés en nuestro cuerpo, ya que estamos  realizando muchas horas de entrenamiento, clases,… y todo esto, sumado a realizar todos los días  muchos movimientos repetitivos en las mismas fibras de varios músculos, sin dejarles una  recuperación para que puedan trabajar de una manera correcta. Es decir les fatigamos o les “cansamos”, sumado también a una mala alimentación, quizás escasa o inapropiada y falta de sueño o descanso.

Estos factores han influido en mis lesiones, como pequeñas roturas de fibras, protusiones, dolores musculares…

Con el tiempo he ido aprendiendo a escuchar a mi cuerpo, que es otro factor que ha influido también.

 

¿Y cómo se aprende a escuchar  a nuestro cuerpo?

Pues es sencillo, entendiendo las señales que nos da.

Pequeñas molestias, contracturas, un mal descanso, una mala alimentación, realizar un ejercicio y ver que no sale igual que días atrás…. Y más señales del día día, hacen que te plantees cuidar tu herramienta de trabajo esencial en este mundo del fitness, tu cuerpo.

Y es que es algo muy serio, si tu cuerpo no funciona bien, no puedes trabajar o entrenar, esto conlleva a la derrota absoluta.

Con lo cual no hay que caer en ninguna derrota, sino afrontar esas lesiones que vengan o incluso muchas veces anticiparnos a que ocurran, ¿cómo?

Reforzando las zonas de tu cuerpo que notes que no van bien. Habla con compañeros u otros profesionales que se dediquen exclusivamente a trabajar estos casos de refuerzo, si tú careces de información o experiencia en este campo. Os aseguro que lo mejor que he podido hacer es reforzar zonas de mi cuerpo que estaban fatigadas, gracias a un gran compañero y un gran profesional como Pedro Peláez, que se dedica a la readaptación y entrenamiento deportivo en neuromecánica lab,  del cual os mostraré un post dedicado a todo lo que hace y cómo me ayudo y me ayuda cada día.

Dedicando descanso a tu cuerpo, intentando organizar tus clases de tal manera que no se produzca esta fatiga muscular. Hay que tener en cuenta que nosotros los instructores somos transmisores del entrenamiento y que estamos para guiar a los usuarios.

Esta muy bien poder entrenar con ellos pero no nos olvidemos cual es nuestra función, enseñar, educar, guiar y que ellos consigan los objetivos que les planteamos o los suyos.

Por eso en algunas clases hay que tomar consciencia de cómo estamos. Si tenemos que realizar ciertos ejercicios y que ellos sean nuestro reflejo, no podemos excedernos de peso, si hacemos clases de tonificación, o de resistencia, si hacemos clases de ciclo… porque entonces se pierde esa esencia de enseñanza, ¡ojo¡ yo no digo que no hagamos esfuerzo físico, sino que tenemos que escuchar las señales de nuestro cuerpo y ser profesionales.

 

Con lo cual intenta tener algún día de descanso, para dedicarlo a ti, a tu tiempo, a tu desconexión a realizar tu entrenamiento o lo que necesites, porque, señores, nuestra mente es otra herramienta fundamental en este trabajo. Dale aire a tu mente, porque es necesario para poder seguir evolucionando en este mundo.

Acudir a un masajista u osteópata. Es esencial ir de vez en cuando, a mí me ayuda muchísimo a relajar mis músculos y a quitarme todas esas contracturas que hacen que mi cuerpo se estrese. Desde aquí también quiero mencionar a Manolo Morales Montes, el cual utiliza una técnica de masaje con sus pies, que más adelante, en un post también os hablare de él. Para mí es un gran profesional y me ayuda día a día a estar mejor profesionalmente.

Y algo fundamental que me ayuda en este trabajo es una buena alimentación. Saber qué y cuándo  debo dar a mi cuerpo para que actúe como gasolina y poder realizar mi trabajo de una forma adecuada.

Concluyo diciendo, que ante las lesiones hay que tomarse las cosas de manera positiva, ya que todo tiene solución y es cuestión de tiempo.

Afrontar las cosas con optimismo me ha servido para recuperarme antes de tiempo, y afrontar todas las lesiones hacia delante.

Recuerda…. “si quieres, puedes”

10 pensamiento en “Cómo afrontas las lesiones?

  1. Me encantan todos los consejos. Por suerte nunca he tenido lesiones graves, pero creo firmemente en lo importante que es escuchar a tu cuerpo para todos los aspectos de la vida. Gracias por compartirlo

  2. Muy bueno el post Patri…bueno como todos los que haces la verdad…cierto es que hay que hacer más caso a las señales que te da el cuerpo para no caer lesionados…asi que seguiré atento a esas señales y por supuesto ir siempre que pueda a visitar a Manolo,el cual tú me recomendaste y que a día de hoy me ayuda mucho y me informa siempre de como puedo orientar mi actividad fisica diaria.
    Gracias por tú post!

  3. La mejor forma de afrontar las lesiones, como tu misma señalas, es con optimismo. Hay que darle tiempo al tiempo. No debemos rendirnos por habernos lesionado ni tampoco hacer el burro haciendo el mismo esfuerzo físico. Simplemente hay que tener paciencia y hacer lo que nos pida el cuerpo.
    No olvidemos que nos lesionamos por accidente, por excedernos en el entrenamiento o por ejecutar mal el ejercicio. Pero es el propio ejercicio físico el que va hacer que nuestros músculos se fortalezcan, se reduzca el riesgo de sufrir fracturas, mejoremos el equilibrio, la coordinación y la agilidad, y se reduzcan dolores musculares. Además, una vida activa es sinónimo de salud y de felicidad, así que nunca te rindas!

  4. Hasta que no tienes una lesión importante verdaderamente no sabes como afrontar una lesión. Me explico, un esguince, una torcedura, un dolor de espalda, cómo mucho son 2-3 semanas, y es el pan nuestro de cada día para los que hacemos deporte. Pero cuando te fracturas el peroné cómo me paso a mi, y la cosa no va cómo debería, y te tiras mes y medio con escayola y otro mes y pico sin andar bien, te das cuenta de lo jodido que es estar lesionado.
    Lo bueno que te todo se aprende, incluso de lo malo, y esa experiencia te vale de ayuda y es perfectamente extrapolable a otro tipo de lesiones sea cual sea su duración.
    Desde mi experiencia, hay que tener paciencia, reposo, confiar en los que saben “curar”, averiguar porque te has lesionado (si no ha sido un accidente), corregir tu entreno, volver de forma paulatina al nivel anterior y trabajo, trabajo, trabajo…. Así volverás a ser mejor que el de antes de la lesión!! Y super importante, conocer tu cuerpo y saber que es lo que te pide cada día, y si toca tarde de sillón con mantita para recuperar la rodilla, se para y punto!! Además como solía decir José Pérez en su clases, un pasito más cada día parece poco, pero al final del año son 365 pasitos más que el primer día!!!

    Patri, tu lo sabes, porque eres una luchadora nata, has sido demasiado profesional dando clases estando lesionada, y a la larga, se paga. Has dado una clase que quizá no deberías haber dado porque luego faltarás a tres!

    Besos!!

    1. Gracias por tus experiencias juan, eres una persona exigente y profesional, constante y superas todos tus retos. Como he caido muxas veces me ha hecho ver esos tropiezos como un aprendizaje en este campo,por esolo he aprendido de mis errores y tomo medidas. Gracias porque siempre es bueno aprender de todos un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *